jueves, 25 de junio de 2015

Asedio a la democracia

La Troika contra Grecia.

En toda negociación hay objetivos diversos, hay intereses publicitados e intereses ocultos o disimulados,  correlaciones  de fuerza, capacidad de presión y de resistencia, y hay una variedad de soluciones para un mismo tema con diferentes repercusiones.

En las negociaciones entre la Troika y el gobierno griego, se parte de  un supuesto objetivo común: ajustar la economía helena, y de una real confrontación de visiones  de cómo hacerlo, de cómo se reducen gastos e incrementan ingresos y de cómo se reestructura la deuda. Un ejemplo claro: El FMI abandera con claridad la posición de cargar el coste en las pensiones, mientras que el gobierno griego defiende incrementar la imposición tributaria de las rentas más altas . Y este es el gran cambio: se ha escenificado que hay diferentes alternativas sobre como salir de la crisis. Cosa que no había sucedido ni con los gobiernos griegos anteriores, ni con los de Portugal, Irlanda, Italia, Francia y España.  Por eso esta negociación tenía un significado especial, ha sido la primera vez que se ha debatido lo que se creía dogma de fe.

Y en esta confrontación han mostrado sus vergüenzas unos cuantos. Así, hemos comprobado la intransigencia y agresividad de Lagarde y Schauble, exponentes de una elite tecnocrática que desde organismos internacionales ademocráticos, cargos técnicos y ministerios económicos pretenden imponer sus criterios, muy, muy coincidentes conlos intereses del capitalismo financiero especulativo. No hay que olvidar el uso y abuso de la puerta giratoria entre altos cargos de empresas financieras y responsabilidades políticas.  La impunidad con que actúan favorece su agresividad, se juegan poco, no asumen responsabilidades por sus errores  y siempre tienen una alternativa profesional con altas remuneraciones aseguradas. La izquierda social y política debería plantearse la necesidad de reducir ese alto margen de impunidad y hacerles pagar, por lo menos, un alto coste reputacional. 



Quizás sea tiempo de recuperar el sentido del que fue Tribunal de los pueblos, para juzgar a los responsables de la crisis y de su gestión por actos criminales contra importantes sectores de la ciudadanía.

Otros que se han lucido han sido los gobiernos y partidos apellidados socialistas, que han optado mayoritariamente por ponerse de perfil . Más explícito ha sido el presidente de la socialdemocracia alemana Sigmar Gabriel: “No dejaremos que los trabajadores alemanes y sus familias paguen por las promesas electorales desorbitadas de un gobierno en parte comunista”. Estas declaraciones, que Ricard Bellera reproduce en su blog, nos retrotraen a una época en la que la socialdemocracia apoyó el enfrentamiento , incluso armado, entre la clase obrera de los diferentes países de Europa.

Hay razones oportunistas y egoístas para esa posición no solidaria como : el miedo a que surja una alternativa en la izquierda que ponga en evidencia su claudicación o el burdo intento de competir con el populismo de extrema derecha en el campo de la defensa de los derechos “nacionales. En cualquier caso es lamentable y autodestructivo, porque reducen radicalmente su capacidad reformadora en el contexto europeo y con ello su misma justificación como fuerza política.

A la lista de los que han quedado retratados con detalle, hay que añadir  los medios de in-comunicación,  que han ofrecido  información parcial desde el principio, jaleando en su momento a amenaza del grexit, salida de Grecia del euro, parecía como si siguieran un guión escrito de antemano en el que fin previsto tenía que ser si o si la rendición del gobierno griego ante la Troika. 

¿Tendrá algo que ver con esta parcialidad el hecho de que la banca sea accionista de la gran mayoría de ellos?

Para contrarrestar esta manipulación informativa recomiendo la lectura del razonado artículo de Ernest Urtasun
eldiario.es/euroblog/exigencias-Eurogrupo-Troika-Grecia-irrazonables_6_400769921.html

La intervención de Varoufakis ante el Eurogrupo

y una un acertado análisis de agenda pública sobre la situación de las pensiones en Grecia

 http://agendapublica.es/grecia-y-sus-pensiones-algunas-aclaraciones-necesarias/

2 comentarios:

  1. Qué paradoja ¿verdad?
    Resulta que cuando los griegos (que inventaron la democracia) pretenden volver a los auténticos orígenes del juego democrático, son aplastados inmisericordemente por sus propios socios europeos.
    La Unión Europea es una entelequia por la que se suponía que la unión de los pueblos europeos iba a permitir crear una zona económica fuerte y estable y, como consecuencia (igual que ocurre en una gran família) que los miembros más fuertes pudiesen ayudar a los más débiles.
    Naturalmente, eso no ha sido así. Con una democracia secuestrada por los mercados y con unos gobernantes que no representan al pueblo sino a sus propios intereses, Europa se está convirtiendo en una broma de mal gusto.
    Ya sabemos quién acabará pagando los desmanes de los gobiernos del sur de Europa ¿No?

    ResponderEliminar
  2. Dura paradoja Eduard. Ahora podríamo decir Todos somos Grecia, porque allí nos jugamos que renazca la democracia y que se conviertea en florero.

    ResponderEliminar