viernes, 8 de mayo de 2015

20 años sin el humor del Perich



El humor, especialmente el gráfico, fue uno de los elementos más vivos y representativos de la cultura popular de finales del franquismo e inicios de la transición. 
Fue vanguardia en el uso de las zonas de libertad que se generaron y consolidar bajo la dictadura franquista. 
Humilde, pero insistente abría grietas de expresión y las ampliaba, con el juego de la segunda lectura y de los significados plurales de las imágenes. 
Sus caricaturas eran espejos que reflejaban paradójicamente la realidad deformada de la sociedad. Y lo hacían bajo la amenaza continua de la represión legal y paralegal. 
Aquellos chistes e historietas permitieron no sólo la catarsis del poderse reír de una realidad que no se podía aún cambiar, sino también la denuncia y la convocatoria de complicidades disidentes y con ello el debilitamiento de la opresión. 

Jaume Perich fue un autor clave en esta ofensiva humorística, publicó en las páginas de la prensa diaria (La Soli, Correo Catalán, La Vanguardia, Tele Exprés, Diario de Barcelona, Mundo Diario, el Periódico ..)  revistas generalistas ( Oriflama, Fotogramas, Gaceta ilustrada, Intervíu…), en el Hermano Lobo y Por Favor dos títulos que junto con El Papus forman la gran tríada de las publicaciones humorísticas de la transición, en El Jueves más tarde…Fue creador también de libros como Autopista en los que con textos breves y dibujos denunciaba no sólo que el emperador estaba desnudo, sino que su alma era muy fea.

El humor del Perich, a pesar de su aparente sencillez, era fruto de un proceso de elaboración. Su sentido común reconvertido en ironía, trabajaba sobre la realidad social, sobre sus contradicciones, sobre las múltiples manifestaciones del absurdo que se daban en nuestra anormal normalidad. En su haber constan también frases corrosivas sobre la desigualdad  y la desvergüenza  de los poderosos. Su mirada analítica no se perdía en la superficie del momento o de la situación, sino que profundizaba en lo situación particular para evidenciar su sentido general. Este ejercicio intelectual, alejado  del mensaje primario y de la búsqueda de reacciones empáticas simplistas, es lo que diferenció cualitativamente el humor de Jaume Perich y lo mantiene vivo en el presente.

Para agradecerle tanta lucidez y diversión y para constatar la actualidad de su sátira nos veremos el martes 12 de Mayo a las 18 horas en la sala 42  de la sede de Comisions Obreres en Via Laietana 16. Te esperamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario