lunes, 3 de noviembre de 2014

En busca de la memoria saqueada

A pegada dos avós, La huella de los abuelos
Dirigida por Xosé Abad

Uno de los chistes mas abundantes sobre el cine español es el que ridiculiza su supuesta obsesión con nuestra guerra civil.  Pero algo debe fallar: el cine, el humor o los dos, cuando lo sucedido en esa guerra civil y en la dictadura que impusieron sus vencedores sigue siendo desconocido para una gran parte de nuestra sociedad. Lo cual indica que tenemos un problema grave de memoria colectiva y por lo tanto de identidad: si no sabemos de donde venimos, es fácil que tengamos visiones incompletas y contradictorias de lo que somos.  

A pegada dos Avós  (La huella de los abuelos) forma parte de ese cine que trata de nuestra guerra civil, pero lo hace precisamente con la clara voluntad de restañar agujeros de olvido en nuestra memoria.

En el debate que siguió a la presentación de la película en Barcelona, Xosé Abad se manifestó contrario al uso del concepto de memoria histórica y tiene su parte de razón, memoria e historia son cosas diferentes, complementarias, o no,  pero autónomas una de la otra. La memoria social se establece sobre el recuerdo, el testimonio que se transmite entre generaciones. Por ello tiene mucho de subjetivo, pero también de transmisión de valores y de formas de ver y entender la realidad. 

En España no sólo se ha impuesto la memoria de los vencedores sino que se ha querido y se quiere privar a los vencidos de recuperar y transmitir la suya. 

Cuando los siete protagonistas de la película, estudiantes de último curso de bachillerato artístico de un instituto de A Coruña, avanzan en su trabajo sobre la guerra civil y la represión que la acompañó, se produce un proceso de descubrimiento de recuerdos colectivos ocultados y de conocimiento de una realidad diferente. 

Las entrevistas con la hija y el hijo respectivos de José Villaverde y Amada García, ambos fusilados por el fascismo sublevado, les sirven para ahondar en un tema sobre el que no tienen demasiada información. Esa peculiar investigación se completa con entrevistas a cuatro de los principales expertos en este tema: el escritor Manuel Rivas, el juez Baltasar Garzón, el presidente de la CRMH Fernando Souto y el historiador Emilio Grandío .

A través de sus reflexiones personales, reflejadas en el videoblog de cada uno, seguimos su evolución en el proceso. Así vemos como en ellas y ellos surge primero la empatía por las victimas, por su dolor, un sentimiento que más tarde se transforma en indignación por lo que les han ocultado y rabia contra los verdugos y ante la cara oculta de la sociedad que descubren. Constatan también el terrible peso del miedo que ha soportado y aún soporta nuestra sociedad, el miedo convertido en silencio, en mirar hacia otro lado, aprenden que el miedo es un gran enemigo de la libertad.

A pegada dos Avós  es la filmación de un ejercicio de recuperación de memoria que puede ser un efectivo instrumento pedagógico. Es un cine necesario pero de vida precaria, por estar alejada de los grandes circuitos de distribución; un cine que necesita de la sociedad como eco que lo sustente y difunda.


Pepe Gálvez

No hay comentarios:

Publicar un comentario