martes, 18 de junio de 2013

No soy clase media , ni ganas


No me siento miembro de las clases medias, no me da la gana.

No vivo en un hipotético territorio intermedio sociológico, soy currante y me pagan por mi trabajo, como a muchos otros, como a la mayoría de la sociedad.

Durante muchos años la ideología dominante ha vendido, con gran éxito de público, una visión de la sociedad en la que el trabajo ha estado ausente. Cambiaron el nombre de las cosas y de las clases para ocultar su identidad, para ayudar a desactivar el conflicto social. El crecimiento económico ayudó, nos definíamos más por lo que consumíamos, por nuestra capacidad adquisitiva,  que por el origen de nuestras rentas.

Es cierto que en ese periodo ha funcionado el ascensor social,o parecía hacerlo, porque la crisis lo ha averiado y no hay forma de arreglarlo.

Esa creencia en una nueva identidad social está en el origen de la actitud de buena parte de los "opinadores". 

No es casual que la gran mayoría de tertulianos y articulistas tengan fobia al conflicto social y a los sindicatos, y es que ambos les recuerdan la falsedad de su satus social y la existencia de una realidad que no se puede ocultar.

La gran mayoría somos curritos, pertenecemos al bloque asalariado, un bloque abierto y plural pero que tiene en común el vivir del propio trabajo y en el que las verdaderas alternativas y soluciones solo pueden ser colectivas.

Son tiempos de solidaridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario