martes, 16 de abril de 2013

Qué podemos hacer con el poder que tienen los bancos






qué podemos hacer con el poder que tienen los bancos y gobiernos de crear dinero sin ningún control democrático

Título largo para un libro de sólo 76 página, de lenguaje claro y conceptos asequibles, sobre el dinero y su historia. Ponerle biografía al dinero es un elemento racionalizador muy necesario en estos tiempos en los que parece haber asumido una naturaleza itológica, fuera del alcance de los ciudadanos de a pie. El dinero que es una convención humana basada en la confianza que sus usuarios  tienen en quién lo emite ahora se ha transformado en un mero apunte contable virtual,  en una cuenta electrónica situada en el ciberespacio y garantizada por un banco privado . El dinero es fruto de las relaciones humanas, especialmente de las mercantiles, y en su desarrollo los intentos de crear medios de pago privados no regulados por el Estado han sido una constante en la historia, lo mismo que las crisis provocadas por la creación de dinero en cantidades muy superiores al valor de  la plata u oro que lo respaldaba. Por  eso la intervención del Estado -banca pública-  ha sido inevitable, de forma que su monopolio en la creación de moneda y billetes surge como la respuesta a un mal funcionamiento de la iniciativa privada. 

Especialmente interesante es la narración del proceso por el que el dolar se convierte en la primera moneda mundial ficticia, o sea no respaldada por un valor equivalente en oro u otro metal precioso. Ello ha provocado la dependencia del resto de los paises capitalistas respecto de EE.UU. y que este obtuviera financiación a muy bajo coste, con lo que podía incrementar desorbitadamente sus gastos militares al tiempo que sus ciudadanos podían comprar todo lo que quisieran del resto del mundo sin importarles que su propio país se desindustrializara. La no existencia de contrapoder alguno a escala global capaz de poner límites al capitalismo estadounidense ha favorecido la desregulación financiera, la desigualdad y que el dinero ficticio se convirtiera en dinero basura .

La creación del Euro repite a nivel europeo los errores cometidos en la entronización del dolar con el agravante de la cesión de soberanía nacional en política monetaria al BCE, o sea a unas élites, supuestamente técnicas, pero cuyas decisiones sobre la cantidad de dinero que debe crearse y a quién debe ofrecerse en condiciones más ventajosas , han defendido en primer lugar los intereses de las oligarquías financieras europeas.

Finaliza el libro con doce propuestas como: refundar el sistema monetario mundial, que los órganos del Banco Central Europeo estén sometidos al control del Parlamento Europeo, un mayor peso de la Banca Pública, separar claramente banca de inversión de banca comercial , fuerte supervisión pública y supranacional, eliminación de paraisos fiscales , impuesto sobre tansacciones financieras, regulación pública agencias de rating, modificación sistemas de retribuciones de altos directivos....


Una obra colectiva, Bruno Estrada, FranciscoJavier Braña, Alejandro Inurrieta y Juan Laborda son sus autores, que debería servir para perder el miedo a los temas del dinero. Si, ya sé que no es un episodio de Juego de Tronos, pero esto es la realidad amigas y amigos y nosotros somos parte de ella, ciudadanos que no quieren ser meros espectadores de aquelarres financieros que arrasan con sus derechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario